Cómo vestir para una entrevista en verano- Martina Lubián

CÓMO VESTIR PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO EN VERANO

En una entrevista de trabajo la primera impresión cuenta, y mucho. Cómo nos movemos, cómo interactuamos y cómo vestimos da mucha información sobre nuestra personalidad.

Si tienes una entrevista de trabajo en verano, vestir de manera adecuada puede parecerte más difícil. A más de 30 grados, ir elegante no es la prioridad de nadie. 

De todas formas, como todavía no está bien visto ir en bikini o bañador a este tipo de eventos, los siguientes consejos te ayudarán a conseguir lucir adecuada y estilosa sin morir en el intento.

LO BÁSICO

Estos consejos pueden parecer super obvios pero recordarlos nunca viene mal, especialmente por que, al ser tan obvios, los olvidamos siempre.

Ve con tiempo e hidrátate

Ir corriendo bajo un Sol abrasador y llegar con deshidratada, sudando y con la cara roja cual tomate, no es la mejor entrada que puedes hacer. Sal de casa con tiempo y bebe agua por el camino. Parecer una moribunda a ojos de la persona que te va a contratar no da buena impresión.

Evita el “look gamba”

El factor solar debe ser siempre tu mejor aliado de belleza. Si no lo usas, además de ser malísimo para la piel, te saldrán manchas en la cara o, lo que es peor, podrás quemarte. Lucir lo más san@ posible en la entrevista es un factor importante. Nadie nunca ha dicho “ay, qué tonito rojo gamba más saludable”. Sombrero y factor solar 50 siempre, y más los días antes de la entrevista.

Higiene ante todo

Lo más importante, incluso mucho más que un look estiloso, es dar una imagen de persona limpia y aseada. Alguien que no es ordenad@ consigo mismo, ¿cómo va a serlo con su trabajo?

EL LOOK

Cómoda y segura

En el momento de la entrevista, el look es lo último en lo que tienes que pensar. El día anterior, prueba varias opciones y opta por aquella con la que te sientas más cómod@. Olvida los escotes muy pronunciados y las minifaldas si vas a estar más preocupada por no enseñar nada que por tu conversación con la persona entrevistadora.

Poder moverte libremente y de manera cómoda debe ser una de tus prioridades. Además, ciertas prendas como las anteriores, no son lo más adecuado para vestir en una entrevista de trabajo formal.

En cuanto al calzado, no tienes por qué llevar tacones. A mí me gusta llevar un poco de tacón y me siento cómoda y segura en ellos, pero una sandalia plana, unos mules o incluso zapatillas blancas (depende del tipo de trabajo) son igual de buenas opciones.

Ropa limpia

De la misma forma que tu pelo y tu cuerpo debe estar aseado, tu ropa también. Olvida la ropa con manchas o esas zapatillas viejas y rotas que tanto te gustan. Disfruta de esas prendas en otras ocasiones, porque en esta no será adecuado.

Toque original

Marca la diferencia con tu look y consigue que te recuerden al salir de la entrevista. Unos pendientes o un complemento original pueden atraer la atención de la persona que te entrevista y facilitar que se acuerde de ti. Toda ayuda es poca cuando hay tanta competencia.

Formal o informal

Es muy importante saber a qué tipo de trabajo estás aspirando. Para un rol en una compañía más seria, como puede ser un bufete de abogados, un look clásico en tonos neutros será mejor opción que un vestido rojo y Converse. Si optas por un rol más creativo, elige algún complemento o un estilismo un poco más arriesgado. ¡OJO! Es importante el equilibrio, tampoco queremos parecer payasos de circo para llamar la atención.

Menos es más

Como mencionaba en el punto anterior, parecer payasos de circo no es la mejor manera de causar buena impresión a tu entrevistador/a (a no ser que el trabajo sea de eso). Apuesta por básicos y añade algún complemento especial, como un cinturón o unos pendientes, pero no te pongas todo tu joyero encima.

Maquillaje neutro

En el maquillaje, el “menos es más” tiene que estar presente en todo momento. Mantenlo todo lo natural posible. Si quieres darle un toque de color a los labios, no destaques mucho los ojos. Conseguir el equilibrio es la clave.

Si quieres saber más sobre cómo conseguí prácticas y trabajo en Londres, no te pierdas los siguientes posts: PRÁCTICAS/ TRABAJO.