¡¡Hola chic@s!!
Este post es del tercer día en Lisboa, lo que quiere decir que solo queda uno más para terminar de compartir con vosotros mi experiencia en el país vecino.
Cómo se nota ya que se está terminando el verano… No puedo evitar sentirme triste cada vez que este acaba.
Recuerdo a finales de mayo, cuando todos teníamos miles de planes para hacer en los tres meses de vacaciones. Íbamos a ir a miles de sitios, sacar un montón de vídeos y fotos….
Los propósitos de verano son incluso más inútiles que los de fin de año a no ser que lleves una agenda con todos los planes apuntados y que no te saltes nada.
En fin, que me pongo melancólica y no os hablo de Portugal.

Este día nos dedicamos a dar una vuelta por el centro de Lisboa.
Elegí un look “total guiri”, como digo yo,  con la pamela de Primark, las gafas de Mango y el vestido de Blanco. Repetí bolso y calzado ya que cuando hice la maleta quise ser super práctica para no ir muy cargada.
Después de dar una vuelta, llegamos a la Santa Maria Maior de Lisboa que es la catedral de Lisboa, la iglesia más antigua de la ciudad, perteneciente al estilo Románico.
Aunque, por supuesto, no tengan nada que ver, esta catedral me recuerda a Notre-Dame de Paris por su forma en hache.
Alrededores de la Catedral

 

Catedral de Lisboa

 

 

Interior de la Catedral

 

Interior de la Catedral

 

 

Claustro de la Catedral

 

 

 

Girola

 

 

Después de la visita a la Catedral, pusimos rumbo al Castelo de S. Jorge, aunque finalmente no subimos a verlo.
Volvimos al centro a seguir visitando la ciudad y encontramos una calle con unas paredes con unos graffitis maravillosos,con los que no pude evitar hacerme una foto.

 

 

 

 

 

 

Ya en el centro, pudimos observar el Elevador de Santa Justa, actualmente cubierto con andamios pero que está abierto al público por lo que se puede subir y bajar igualmente.
Lamentablemente, cuando fuimos, había mucha gente esperando y teníamos poco tiempo antes de ir a cenar así que no subimos. De todas formas, yo no creo que lo hubiera pasado bien ya que tengo muchísimo vértigo jaja

 

Elevador de Santa Justa
 

 

Más tarde pasamos por el MUDE, el museo de diseño y moda. La mala suerte fue que a la hora que lo encontramos, ya estaba cerrado, por lo que me perdí una exposición de alta costura de Christian Lacroix.
En serio, si algun@ de vosotr@s va o está en Lisboa en estos momentos, le aconsejo que vaya, porque a mí me dio mucha rabia habérmelo perdido.

 

 

 

Unos metros más adelante llegamos al Arco da Rúa Augusta. Cruzándolo, salimos a la Plaza del Comercio.

 

 

Interior del Arco
Arco da Rúa Augusta

 

Interior del Arco

 

 

Plaza del Comercio

 

 

 

 

 

Hasta aquí el post de hoy. Os recuerdo que podéis ver los dos anteriores AQUÍ y AQUÍ.
Espero que os haya gustado mucho.
¡¡¡Miles de besos!!!