El fast fashion o moda rápida es aquella que nos permite llenar el armario con tendencias de la temporada de manera rápida y a precios bajos. 

Una situación ideal de primeras pero súper dañina para tu salud mental y física, el planeta y tu bolsillo.

Fast fashion- centro comercial

En el año hay 4 temporadas (primavera, verano, otoño e invierno), y sin embargo, en las tiendas podemos encontrar una colección nueva cada semana, haciendo un total de hasta 52 colecciones al año.

Esto provoca que llenes tu armario de prendas que te harán feliz una semana antes de que “pasen de moda”. De media, utilizamos una prenda 7 veces antes de deshacernos de ella y utilizamos solo el 20% de nuestro armario, ¿sigues pensando que compras por necesidad?

Se consumen alrededor de 8 billones de prendas de ropa al año. Solamente Zara produce más de 800 millones anualmente. Y se prevé que habrá un crecimiento de la industria de un 60% más para el año 2030

 

Si esto fuera así, el planeta y la humanidad estaría en peligro. ¿Suena alarmista? Te explico por qué:

 

  • El fast fashion es una de las industrias más contaminantes (produce más emisiones de CO2 en un año que todos los transportes aéreos y marítimos juntos).

 

  • También es una de las que más agua consume. Con la cantidad de agua que se necesita para producir una camiseta de algodón podrías beber durante 3 años. 

 

  • Y no solo consume un montón de agua, sino que también la contamina, ya que libera microplásticos (que, por cierto, son ingeridos por los peces y, finalmente, por ti), tintes y sustancias tóxicas y cancerígenas que se cargan los ecosistemas de los alrededores. Ríos de China, India o Bangladesh, donde se sitúan la mayoría de fábricas que producen para estas empresas se han transformado en zonas biológicamente muertas llenas de sustancias cancerígenas.
¿Qué es el fast fashion y cómo evitarlo? - Martina Lubián

Credit: RiverBlue

  • En 2015 las industrias de fast fashion vertieron 92 billones de toneladas de residuo al agua. Al agua que bebemos, no nos olvidemos.  Agricultores en China cercanos a las fábricas “bromean” sobre qué color estará en tendencia esa temporada según el color del agua de los ríos.

 

  • Además, esto también afecta a nuestra salud. Se utilizan más de 3000 tipos de productos químicos tóxicos para producir, teñir y suavizar las telas. Muchos de estos productos no solo son tóxicos y cancerígenos para el planeta sino también para los humanos, ya que se vierten al agua que bebemos y son absorbidas por la piel. Literalmente es como vestirte con veneno.

 

  • Últimamente estamos muy concienciados con el tema de los plásticos. Te interesará saber que la industria de la moda rápida es una de las que más contribuye a la contaminación por plásticos (con el 60% de la producción de ropa hecha con materiales sintéticos, como el poliéster, que no solo libera microplásticos en su proceso de producción, sino que también lo hace cada vez que lavas una prenda de este material en la lavadora).

 

Y esto no acaba aquí, ¿qué pasa con tu ropa cuando sale de tu armario porque ya no la quieres?

Pues bien, el 85% de las prendas que descartamos de nuestro armario irán a parar a un vertedero. Te recuerdo que estas prendas están llenas de pesticidas y otros tóxicos, que se seguirán liberando al aire durante años y años, ya que estas prendas nunca se llegan a descomponer. 

A diario se quema una cantidad de ropa equivalente al Empire State Building.

¿Qué es el fast fashion y cómo evitarlo? - Martina Lubián

Foto: IStock

Compras el doble, cada vez la ropa te dura menos, la descartas y vuelves a comprar. Casi la mitad de prendas que compramos no llegamos a estrenarlas nunca, ¿te suena?

Comprar de forma compulsiva prendas de mala calidad que vamos a tener que reemplazar meses después es lo mismo que tirar tu dinero al suelo. Divertido, ¿no? 

3 trillones de dólares al año son lo que estamos donando, a las empresas que contaminan el planeta ¡trillones! ¿te imaginas cuánto es eso? Sinceramente, yo no tengo ni idea. 

Y este es el desastre de mundo en que vivimos. Pero tengo buenas noticias, cambiar el futuro está en nuestras manos, es fácil y aún encima nos hace ahorrar mucho dinero.

Algunos cambios sencillos son los siguientes:

1. Compra segunda mano o vintage

Así evitarás que la ropa tenga una vida más larga y no acabe en el vertedero antes de tiempo.

2. Alquila si tienes una boda u otro evento importante

Si sabes que no vas a ponerte un mismo traje o vestido para más de un evento, alquílalo. Podrás encontrar el traje de tus sueños por un precio muchísimo menos al de la tienda y no te sentirás mal cada vez que lo veas en el armario sin ser amortizado. 

3. Intercambia ropa con tus amigos y familiares

Más barato y sostenible que eso, no hay nada.

4. Dona, vende o customiza

Cuando ya no uses más una prenda, dónala, véndela, customízala para que parezca nueva o, si ya está muy vieja, conviértela en trapos para limpiar.

5. Marcas sostenibles

Compra marcas sostenibles y prioriza las prendas de tejidos orgánicos.

6. Calidad vs cantidad

Compra ropa de calidad y hazla durar prestando atención a las instrucciones de lavado, lava a máximo 30 grados y cuélgala en vez de meterla en la secadora (ahorras energía y tu ropa durará más).

7. Habla con las marcas

Hazles saber qué te gustaría que hicieran para que tu siguieras siendo su clienta. Puedes contactarles via email, en la página de contacto de la web, por redes sociales o incluso por carta. 

8. Educa

Educa a la gente a tu alrededor y ayúdala a entender por qué es necesario un estilo de vida y de consumo más sostenible. 

 

Siguiendo un estilo de vida más consciente y dejando el consumo compulsivo, tendremos un planeta lleno de vida y mejor salud.

Podremos visitar de nuevo esas zonas que ahora son trozos de tierra muerta y los ríos estarán llenos de vida de nuevo y disfrutaremos de las maravillas de la naturaleza en vez de trozos de planeta muerto.

La ropa estará en nuestros armario, más calidad que cantidad, y no pudriéndose y contaminando en vertederos.

Y gracias a la calidad de los materiales de nuestra ropa, no tendremos tantos problemas de salud ni de piel. 

Los consumidores somos quienes tenemos el poder de iniciar el cambio. A las empresas solo les importa el dinero, y en cuanto se den cuenta de que nuestra forma de consumir cambia, ellas mismas tendrán que cambiar también si quieren seguir ganando dinero.

Y no a costa del planeta, no a costa de nuestra salud. 

Es el momento de cuidar el mundo que dejaremos a las generaciones posteriores.

El cambio es mucho más fácil de lo que piensas y nosotros tenemos el poder de conseguirlo.


Fuentes consultadas

Documental- The True Cost

Podcast- Talking Tastebuds– “Livia Firth: Is Sustainable Fashion For The Privileged Only?”

Podcast- Climate Queens- “What Even Is Fast Fashion?”

Business Insider – Facts about fast fashion

Fashion Revolution guide for citizens

The environment and economy are paying the price for fast fashion — but there’s hope

What is fast fashion, anyway?

36 facts about fast fashion that will (hopefully) inspire you to embrace the slow fashion movement

¿Qué es la moda sostenible?

This is your brain of fast fashion